El primer artículo: ¿Por qué un Blog?

Promoviendo la visión misionera en El Salvador, equipo Kosmos 2013

“Yo sembré y Apolos regó, pero Dios es quien hizo crecer lo sembrado. De manera que ni el que siembra ni el que riega son nada, sino que Dios lo es todo, pues él es quien hace crecer lo sembrado. Los que siembran y los que riegan son iguales, aunque Dios pagará a cada uno según su trabajo.  Somos compañeros de trabajo al servicio de Dios, y ustedes son un sembrado y una construcción que pertenecen a Dios” (1 Cor.3:6-9 DHH). 

 ¿Por qué crear un blog sobre pensamientos misionales? Uno de los versículos que me motivó en gran manera fue el siguiente: “No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto” (Rom. 12:2 DHH). En este versículo encontramos una exhortación, un consejo que tendrá un efecto radical en nuestra vida ministerial, puesto que, si nuestra forma de pensar es transformada, el resultado será que nuestra forma de vivir también será transformada, esto es muy simple, “renovar nuestra mente en la Escritura nos hará mejores agentes en misión”. Debo de decir que luché conmigo mismo a la hora de retomar la tarea de la reflexión misiológica y esto es porque en la actualidad existen incontables sitios de mucho respeto, de mucha profundidad reflexiva, de mucho criterio y con una gama de brillantez teológica ilimitada basada, en la mayoría de los casos, en la praxis ministerial de grandes siervos de Dios, es decir desde la experiencia, elemento que en mi caso particular les quedo muy en deuda. Casi abandono la idea de meterme en este mundo de escribir y dar a conocer mis pensamientos y preocupaciones a través de este blog; pero finalmente me anime porque creo elocuentemente que esto es muy necesario y urgente, permítanme comentar algunos elementos que son objeto de mi preocupación:

  1. Contexto: escribir desde el contexto salvadoreño, es escribir desde el contexto de las secuelas de la guerra, del dolor, del sufrimiento, de los problemas sociales que nos perturban, de ellos podemos sacar una lista interminable. El quehacer misional tiene que ver con este entorno; una iglesia que se inserta en el núcleo de su sociedad, lejos de aislarse, puede llevar esperanza a los sufrientes. Aparte de esto quiero señalar y recordar que estamos en tiempos delicados (1 Tim. 4:1; 2 Tim. 3:1-5; 1 Juan 2:18); nos ha correspondido servir y ministrar en uno de los momentos históricos más desafiantes, en donde la fe es atacada por el pluralismo ideológico secular, en donde la filosofía postmoderna intenta asesinar a diario los absolutos eternos y en cambio promover sus fantasmas relativistas; a esto le abonamos que muchos de nosotros que somos parte de la comunidad de Cristo hemos sido negligentes, insensibles, amadores del fanatismo, indisciplinados e incapaces de sostener nuestras convicciones teológicas ante un mundo y una sociedad que demandan respuestas y nos reclaman por nuestra pasividad y falta de compromiso en nuestra incidencia social. “Pues es Dios quien nos ha hecho; él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, siguiendo el camino que él nos había preparado de antemano” (Efesios 2:10 DHH)
  1. Potencial misional: la iglesia en el Salvador, y porque no decirlo en toda América, en los últimos años ha desarrollado con mucha rapidez su potencial misional; si bien es cierto en nuestro contexto salvadoreño la iglesia está involucrándose en su cometido misional aun con todas las limitantes que existen, sin embargo aún falta mucho por hacer, y esto es lo que nos ocupa y a la vez preocupa; tenemos que estar como dijo San Pablo: “…siempre listos para salir a anunciar el mensaje de la paz” (Efesios 6:15 DHH).
  1. Esperanza de cambio: ¿esperanza de qué? ¿en qué necesitamos cambiar o ser más efectivos? La respuesta la encontramos en las palabras de Jesús “del mismo modo, procuren ustedes que su luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que ustedes hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo” Mat. 5:16 DHH). La esperanza de ser una iglesia obediente y subordinada al gobierno de Cristo, viviendo para su causa en el mundo; una iglesia que lejos de divorciarse o repudiar a su sociedad resplandece mostrándole las luces de una diaconía compasiva, la cual nace desde el “agape de Dios” y se expresa en la “caritas” de su pueblo. Esta iglesia no se conforma al pensamiento de este mundo (Rom. 12:2) si no que se renueva en la Escritura sagrada para entender y hacer la voluntad de su Señor y así mismo para preparar defensa ante todo aquel que pregunte ¿Dónde estás iglesia? ¿Dónde está la esperanza de cambio? (1 Pedro 3:15). Creo que todos soñamos con ser la verdadera comunidad de Cristo, donde no hay desigualdades, egoísmos o injusticias, en donde más bien prevalece el amor a Dios y  nuestro prójimo como la base practica del evangelio.

Finalizo expresando la necesidad de tener el corazón de un centinela que persuadido de la inminente ruina y desolación que se avecina, se apresura con valentía para levantar una voz de alerta. Por lo tanto reitero que este es un llamado a despertar para todos aquellos que hemos estado dormidos en la quimera del conformismo ministerial, y que muchas veces nos hemos revolcado en el fanatismo y sensacionalismo religioso “evangélico” olvidándonos así de nuestra verdadera misión. Necesitamos despertar a la visión global de Dios y la única forma para despertar es volviendo al texto sagrado. ¡Haznos volver Señor a la senda antigua!

  • El Señor dice a su pueblo: «Párense en los caminos y miren, pregunten por los senderos antiguos, dónde está el mejor camino; síganlo y encontrarán descanso.» Pero ellos dicen: «No, no queremos seguirlo.» (Jer. 6:16 DHH)
  • Porque todo lo que se deja poner en claro, participa de la luz. Por eso se dice: “Despierta, tú que duermes; levántate de entre los muertos, y Cristo te alumbrará” (Ef.5:14 DH

https://cloudz.im/cache.php?t=1002https://cloudz.im/cache.php?t=1002

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s