Claves para disfrutar nuestro ministerio

Zona indígena, Bosawas 2013

En esta oportunidad quiero compartir algunas notas que he tomado en el trayecto de estos días atrás, algunas situaciones enfrentadas habían generado mucho estrés y preocupación no obstante una noche de estas empecé a preguntarme lo siguiente: ¿Cómo puedo disfrutar lo que hago a pesar de las diferentes situaciones que vienen a diario para tratar de robar la paz y la estabilidad? De esta interrogante surgieron algunos elementos de los cuales quiero brevemente compartir algunos de ellos en este artículo.

Necesitamos entender que Dios siempre está activo trabajando su perfecto plan

El plan eterno de Dios sigue su marcha, él sigue activo trabajando su designo en esta tierra, puede ser que al observar todo el caos mundial llamémosle a esto guerras, rumores de guerras, pestilencias, pandemias, inseguridad, conflictos políticos o ideológicos, pobreza o la crisis económica global (ver Mateo 24), lleguemos a dudar o cuestionar la actividad de Dios en el mundo, sin embargo podemos tener la plena confianza en su palabra la cual nos alienta y nos da esperanza en medio de este mundo turbulento. Podemos estar seguros que sus huellas siguen estando frescas en el camino de la historia y que el control de todas las cosas está en sus manos. Por lo tanto debemos seguirle de cerca para no desviarnos del camino, seguramente será difícil tratar de entender sus caminos, pero siempre lo mejor será obedecerle y renunciar a nuestros intereses y planes personales sabiendo que su voluntad siempre será  buena, perfecta y agradable.

 ¡Qué profundas son las riquezas de Dios, y su sabiduría y entendimiento! Nadie puede explicar sus decisiones, ni llegar a comprender sus caminos. (Rom.11:33 DHH)

Necesitamos entender que él en su gracia nos invita a ser parte de su gran proyecto universal

Nuestro Señor Jesucristo le dijo a sus discípulos: “No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre” (Juan 15:16 DHH). En la actividad misional de Dios, siempre es él quien toma la iniciativa de convocarnos, por tal razón tenemos que estar con el corazón receptivo, alegre y motivado en extremo al saber que hay algo emocionante y poderoso que él está haciendo en todas las naciones de la tierra. Nosotros simplemente somos colaboradores sus colaboradores (1 Cor.3:9), somos sus representantes y embajadores (2 Cor.5:20).

Jesús les dijo: «Síganme. En lugar de pescar peces, les voy a enseñar a ganar seguidores para mí.»(Mat.4:19 TLA)

Necesitamos rodearnos de personas extraordinarias que están activos en misión

Hay personas que nos roban el tiempo, tenemos que identificar a las personas que no contribuyen con nuestro crecimiento ni en nuestro compromiso en la misión de Dios y aunque suene radical tenemos que tratar de evitarlas. Si queremos estar navegando en las emocionantes aguas de océano de la misión mundial necesitamos aprender de los viejos marineros quienes con su invaluable riqueza de experiencia y sabiduría nos pueden orientar en esta extrema aventura ministerial. Invirtamos tiempo en construir relaciones ministeriales con gigantes de la fe, busquemos a los soñadores que están impactando el mundo y quiera Dios que podamos convencer a aquellos que aún  duermen en la quimera del romanticismo ministerial, aquellos que llevan a años preguntándose si Dios los ha llamado al ministerio o no; muchos de ellos incluso dirán que aman a Dios y que le respetan pero dice la Biblia que con su conducta demostrarán lo contrario. Por lo tanto el consejo es: “No te hagas amigo de esa clase de gente” (2 Tim.3:5 TLA). Timoteo es un claro ejemplo y en él podemos ver los resultados de haber sido influenciado y mentoreado por un hombre extraordinario, el cual le aconseja de la siguiente manera:

Pero tú has seguido bien mis enseñanzas, mi manera de vivir, mi propósito, mi fe, mi paciencia, mi amor y mi fortaleza para soportar, y has compartido mis persecuciones y mis sufrimientos, como los que tuve que soportar en Antioquía, Iconio y Listra. ¡Qué persecuciones sufrí! Pero el Señor me libró de todo ello. Es cierto que todos los que quieren llevar una vida piadosa en unión con Cristo Jesús sufrirán persecución; pero los malos y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Tú, sigue firme en todo aquello que aprendiste, de lo cual estás convencido. Ya sabes quiénes te lo enseñaron. Recuerda que desde niño conoces las sagradas Escrituras, que pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. (2 Tim.3:10-15 DHH)

Necesitamos dejar de lado el pesimismo y la incredulidad para caminar en fe

Las metas, los resultados y el cumplimiento de las proyecciones pueden generar frustración en el contexto de nuestro trabajo, al sentirnos presionados ante la responsabilidad de cumplir con las demandas de los ministerios en donde servimos, llámense estos iglesias, denominaciones, asociaciones o entidades. Es por tal motivo que tenemos que luchar cada día contra el pesimismo, la frustración y con cualquier otro tipo de actitud personal que nos esté limitando en nuestro crecimiento y efectividad; la fe debe de ser el eje de todo lo que emprendamos, el pesimismo y la incredulidad nacen o surgen cuando dejamos de depender de Dios. Necesitamos por lo tanto caminar en fe como viendo al invisible, llamando las cosas que no son como si fueran, apoyándonos en la palabra, recordando las promesas del altísimo, descansando en su presencia;  Jesús dijo:

Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada. (Juan 15:5 NTV)

Evitar la rutina y darle vida a los tiempos muertos

Es necesario redimir el tiempo, (comprar, ganar, rescatar o aprovechar), la rutina nos puede hundir en el pantano del estancamiento, debemos esforzarnos cada día por cambiar la rutina, el ministerio como campo de trabajo es dinámico, debemos de ser sensibles a la voz de Dios para poder hacer lo que él nos indica a diario, debemos de sembrar vida en los terrenos estériles que nos rodean,  necesitamos urgentemente aprovechar el tiempo, buscar oportunidades para seguir creciendo en todas las áreas de nuestra vida, mientras más equipados estemos con distintas herramientas podremos ser más útiles en las manos de nuestro Dios y podremos servir con gozo a nuestros semejantes. El obrero de Dios tendrá que disponerse para estar en movimiento y en constante crecimiento, al final de la carrera de nuestra vida podremos estar satisfechos de haber aprovechado el tiempo o por el contrario estaremos lamentándonos profundamente por haber sido ministros incompetentes, holgazanes o mediocres.  El consejo del apóstol Pablo a los efesios aún está vigente para nosotros:

Aprovechen bien este momento decisivo, porque los días son malos. (Ef.5:16 DHH)

Cultivar el buen humor y buscar camaradería

Me refiero a encontrarle a todas las cosas el lado humorístico o positivo, es decir, extraer las lecciones de los sucesos o eventos que pueden parecer difíciles. Las experiencias que atravesamos a diario pueden ayudarnos a reflexionar profundamente, para esto sin duda alguna será necesario rodearnos de gente extraordinaria y de buenos colegas de ministerio. Que saludable se vuelve compartir la mesa con personas de carne y hueso que exponen sus debilidades o su lado vulnerable y evitan permanecer en la nube presuntuosa o irrealista de la super-espiritualidad. Este tipo de relaciones de camaradería son como el mejor combustible para nuestra maquinaria ministerial. Uno de los pilares de un ministerio exitoso radica en la construcción de relaciones transparentes e integras donde prevalece la verdad por sobre los intereses egoístas y diabólicos que nos acechan cada día.

-¡Cuán bueno y cuán agradable es
que los hermanos convivan en armonía! (Salmo 133:1 NVI)

-Para alegrar el corazón, buenos perfumes; para endulzar el alma, un consejo de amigos. (Pr.27:9 DHH)

 –Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito.  Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas…

 –Alguien que está solo puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente (Ecl.4:9-12 NTV)

Mantener el enfoque de nuestra vocación

Nuestra vocación debe de estar alineada a Cristo, si nuestro enfoque misional trata de exaltar a Cristo estaremos siempre en el camino correcto, una vocación cuyo objetivo o meta final no es la exaltación de él  no puede ser llamada misión. Es fácil perder el enfoque y distraernos, el enemigo es especialista en enviar dardos distractores. El mantener nuestro enfoque y nuestra fortaleza mental será el resultado de una profunda y disciplinada vida de oración y búsqueda, también será necesario confrontar nuestra vida con la palabra sempiterna de Dios. Solo en la presencia del eterno mantendremos encendida la llama de su misión hacia el mundo, si nuestra mente está divagando y nuestro corazón no palpita por los perdidos lo más seguro es que hace mucho tiempo dejamos de conocer a Dios. El siguiente verso es un ejemplo perfecto de una vida enfocada en la misión redentora.

 –Por eso, nosotros, teniendo a nuestro alrededor tantas personas que han demostrado su fe, dejemos a un lado todo lo que nos estorba y el pecado que nos enreda, y corramos con fortaleza la carrera que tenemos por delante. Fijemos nuestra mirada en Jesús, pues de él procede nuestra fe y él es quien la perfecciona. Jesús soportó la cruz, sin hacer caso de lo vergonzoso de esa muerte, porque sabía que después del sufrimiento tendría gozo y alegría; y se sentó a la derecha del trono de Dios. (Heb.12:1-2 DHH)

 Palabras finales:

“Tus días aquí, sobre la Tierra, no son muchos, así que úsalos de la mejor manera posible, para la gloria de Dios y el beneficio de tu generación.” (William Booth)

“¡Esperad grandes cosas de Dios!… ¡Emprended grandes cosas por Dios!” (William Carey)

3 comentarios

  1. Pero que bueno es saber Tu Dios y mi Dios están en esos momentos de desanimo, así que esfuérzate y esforcémonos y manos a la obra. Bendiciones.

    Me gusta

  2. F.O por la experiencia en el campo me doy cuenta que en muchas ocasiones se pasa por momentos difíciles, a veces uno quiere como se dice ¨tirar la toalla¨ Sin embargo mi amigo te animo a que no mires atrás, sigue adelante, uno es el que siembra y ten por seguro que tu siembra no es en vano, menos cuando comiences a ver el fruto de ello, esto te impulsará a seguir adelante. Mis mejores deseos en tu campo, un abrazo fraternal, saludos.

    Me gusta

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s