Pensamientos sobre un profeta de fuego

image003Y él (Elías) se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.” 1 Reyes 19:4 (RVR1960) 

(1 Reyes 19.9-18)

Las cuevas en la antigüedad se usaban como viviendas, como refugios y como tumbas. Para nosotros las cuevas pueden representar una condición o una actitud. Es muy probable que muchos de nosotros estemos en una cueva, o acabamos de salir de una o estemos a punto de entrar en ella. La historia de Elías nos ayuda a comprender mucho acerca del cuidado de Dios en todas las áreas de nuestra vida. La vida ministerial se ilustra de una manera muy realista en la vida de este hombre, por una parte vemos a un hombre lleno del poder de Dios caminando en fe y obediencia y por otra parte vemos a un hombre de carne y hueso abandonado en las manos de la desesperación y pérdida de todo propósito de vida. Veamos los siguientes elementos y aprendamos un poco de la vida de este gran hombre de Dios.

1. Contexto histórico
Elías significa: “Jehová es mi Dios”. Algunos le llaman el profeta de fuego, fue uno de los más destacados profetas hebreos de Israel. La época en la cual Elías tuvo que desarrollar su llamado como profeta fue una época muy complicada, la idolatría estaba siendo impulsada por los líderes nacionales. Ante el rey idolatra Acab predijo una época de sequía (1Ry.17:1). Los cambios sociales y religiosos enmarcaban una etapa de decadencia en el pueblo hebreo. Elías lideró la lucha contra la idolatría del dios fenicio Baal. El rey Acab junto a Jezabel trataron de convertir la adoración a este ídolo como religión oficial.

1-Reyes-18-Elias-Baal-Monte-Carmelo-sacrificio-altar-agua-12-piedras
2. Situación de Elías
a) La etapa memorable su ministerio

En esta etapa le vemos accionando en fe y haciendo grandes milagros para defender y restaurar la identidad religiosa del pueblo de Israel, profetizó que habría un tiempo de sequía, también le vemos siendo alimentado de forma sobrenatural con comida que le llevaban los cuervos, luego le vemos convocando al pueblo de Israel en el monte Carmelo, donde accionó su fe y demostró la superioridad de Dios sobre Baal y sus 450 profetas. Resumiendo podemos decir que la vida de Elías en esta etapa estaba manifestando las siguientes características:
• Fe radical
• Demostración del poder de Dios
• Autoridad y seguridad
• Alto nivel de motivación
• Momento cumbre en su ministerio
• Liderazgo con carácter y visión

52657_N_21-07-12-22-02-42b) La etapa de la crisis y la pérdida del propósito
Luego de una etapa gloriosa, memorable y llena de las manifestaciones del poder de Dios, Elías se enfrenta a una etapa de crisis personal y ministerial, tal crisis lo había hundido en la desmotivación y lo mantenía estancado y lejos de lo que unos días atrás era la clara misión de Dios para su vida. Resumiendo podemos decir que el profeta estaba experimentando los siguientes elementos:

• Temor, desesperación y angustia (depresión)
• Desmotivación y desaliento
• Perdida de su fe en Dios
• Incredulidad
• Perdida de la visión
• Profunda soledad
3. Aplicaciones

Las siguientes aplicaciones son para todos aquellos que estamos ejerciendo el ministerio en cualquier parte del mundo, esto incluye todos los que servimos en cualquier ministerio dentro de la iglesia local o fuera de ella; desde las ancianas que arreglan las flores en los altares de los templos hasta los más grandes evangelistas, ministros laicos o  ministros ordenados, todos sin excepción alguna hemos experimentado altibajos en nuestra vida ministerial. Al ver la historia de Elías podemos ver directamente a un Dios que nos envía en misión pero también que nos ayuda y dirige en todo el proceso y quien también constantemente nos está ministrando para que su voluntad perfecta se cumpla en nosotros. Si en este preciso momento nos identificamos con el profeta Elías, podemos meditar en los siguientes puntos:

a) Nuestra relación con Dios será la fortaleza de nuestra vida, familia y ministerio. El nivel de conocimiento que tengamos de él determinará en parte la forma en la que enfrentemos cualquier tipo de situación adversa.

b) Recientemente un gran ministro de Dios nos dijo junto a mi esposa que el sufrimiento y cualquier tipo de crisis siempre estarán en la vida ministerial. Dios nunca les dijo a sus ministros que no iban a sufrir, por el contrario les dijo que iba a haber persecución, aflicciones, pero lo mejor de todo es que él nos ha asegurado su presencia. El estará con nosotros todos los días hasta el fin.

c) Para estar espiritualmente fuertes y con nuestra mente enfocada en la misión recibida de parte de Dios necesitaremos tomarnos en serio lo siguiente: Práctica de las disciplinas espirituales como lo son: oración, ayuno, lectura, estudio, meditación, adoración, alabanza, koinonia, retiro, servicio, etc.

d) Cuando estamos en medio de una situación de crisis podemos volvernos insensibles y olvidarnos que hay personas a nuestro alrededor que a lo mejor están sufriendo mucho más. Debemos permitir entonces que Dios nos restaure y nos permita ser conscientes de la necesidad de ministrar a otros.

e) La presencia de Dios siempre será el mejor lugar para ser restaurados completamente, necesitamos abandonarnos en las manos de nuestro creador para que él refresque nuestra alma y renueve el llamado en nosotros.

Finalmente quiero invitarles a recordar siempre que aún aquellas crisis que con seguridad llegaran en algún momento a nuestra vida fueron todas vencidas por Cristo con su muerte y resurrección. Por lo tanto necesitamos estar descansando y escuchando la voz del maestro en la intimidad de nuestro lugar secreto, él nos entiende y nos conoce perfectamente, el salmista conocía el secreto de estar disfrutando la presencia de Dios “Me mostrarás el camino de la vida. Hay gran alegría en tu presencia; hay dicha eterna junto a ti” (Sl.16:11 DHH). EL Apóstol Pedro escribió: “Resistan los ataques del diablo; confíen siempre en Dios y nunca duden de él. Ya saben que en todo el mundo otros seguidores de Cristo están sufriendo como ustedes” (1 Pd.5:9 TLA).

Confiemos siempre en la providencia divina, disfrutemos en todo momento de nuestro gran Dios.

4 comentarios

  1. Saludos hermanos excelente estudio del ministerio de Elias, gracas por compartir esta clase de estudios que tanto nos ayudan a los que nos dedicamos al ministerio de la enseñanza.

    Me gusta

    • Saludos estimada hermana Maria Delia, gracias por visitar y leer el Blog. Acá le dejo mi versículo favorito, espero que a través de el continúe inspirada en el Ministerio de Enseñanza-

      “Los maestros sabios resplandecerán
      como la pureza del cielo;
      y los que han enseñado al pueblo
      a seguir el camino recto
      brillarán por siempre
      como las estrellas.

      Me gusta

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s