Un mensaje de fin de año para nuestros amigos

fin-de-año

A lo largo del año siempre existen algunos intrusos que quieren hacer hogar en nuestro desempeño diario, me refiero al conformismo, rutina, desánimo y a uno al cual considero muy nocivo: “posponer”. Sea cual sea el que más nos haya visitado en este año lo cierto es que todos ellos juntos siempre tratan de detenernos o hacernos retroceder. Algunos de nosotros empezamos el año con las siguientes declaraciones: ¡Este año es el año que voy a orar! ¡Este es el año que empezare un ministerio! ¡Este es año que me voy a levantar en fe para creerle a Dios! Esas declaraciones de fe son muy normales y comunes al principio de cada año, pero luego se nos pasó el tiempo y nos dimos cuenta que no completamos nuestras metas iniciales, seguimos sin avanzar, sin crecer y sin cumplir con aquellas cosas que Dios ha estado hablando con mucha claridad a nuestra vida. Por naturaleza se dice que los occidentales somos especialistas en posponer las cosas, nos martillamos la conciencia diciendo ¡Mañana mismo empezare con mi programa disciplinado de oración y estudio de la Biblia! Y al fin del día descubrimos que fuimos incapaces de sujetar nuestra voluntad y establecer un cambio radical en nuestra vida espiritual. Ahora que este año se termina, quiero dejar algunos elementos que nos pueden ayudar a tener un excelente cierre del mismo.

1. Agradecimiento por todas las cosas recibidas

Sea que estemos a gusto o no con las cosas que se han ocurrido en este año, lo cierto es que tenemos muchas razones para estar agradecidos con Dios, aunque a veces tengamos dificultades para ver su providencia y su cuidado, eso no necesariamente significa que él no ha estado a nuestro lado. ¡Seamos agradecidos!Cuando se reúnan, canten salmos, himnos y canciones espirituales. Alaben a Dios el Padre de todo corazón, y denle siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef.5:20 TLA)

2. Humildad para reconocer nuestros errores

Seguramente la lista de errores puede ser interminable, lo importante será reconocer y rectificar, la gracia de Dios nos brinda otra oportunidad para enmendar situaciones en las que hemos fallado; tengamos la humildad de ser francos y honestos y aceptar que hemos fallado. “La recompensa de la humildad y el temor del Señor son la riqueza, el honor y la vida” (Pr.22:4 LBLA)

3. Valor para hacer una auto evaluación

Necesitamos examinarnos a nosotros mismos, este cierre de año es buen tiempo para evaluar todas las áreas de nuestra vida: relación con Dios, relaciones familiares, relaciones con colegas y amigos, finanzas, ministerio, planes o proyectos de vida. “Examínense ustedes mismos, para ver si están firmes en la fe; pónganse a prueba. ¿No se dan cuenta de que Jesucristo está en ustedes? ¡A menos que hayan fracasado en la prueba!” (2Cor.13:5 DHH)

4. Fe para seguir creyendo

Dios no ha terminado su plan en nosotros, hay muchas cosas que vendrán a nuestra vida, no podemos ser conformistas y pensar que la situación actual es la mejor situación para nosotros. El deseo de Dios es que seamos prosperados en todo, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar y proyectarnos a las grandes cosas que el Señor desea darnos según su voluntad. Dios mío, tú cumplirás en mí todo lo que has pensado hacer. Tu amor por mí no cambia, pues tú mismo me hiciste. ¡No me abandones!” (Sal.138:8 TLA)

5. Sabiduría para seguir planeando

Planificar y establecer metas a corto, mediano y largo plazo son importantes para nuestro desarrollo y crecimiento como seres humanos. Tenemos que buscar la sabiduría de lo alto y la guianza divina para establecer planes personales, familiares, ministeriales o congregacionales. Si no establecemos un plan para nuestra vida será difícil medir el avance en lo que estemos haciendo. “Si alguno de ustedes no tiene sabiduría, pídasela a Dios. Él se la da a todos en abundancia, sin echarles nada en cara” (Stg.1:5 TLA)

6. Ánimo para seguir sirviendo en nuestros lugares de ministerio

Es fácil movernos por vista y no por fe, es fácil caminar en base a nuestros sentimientos y emociones del momento. Probablemente existen razones para estar desanimados o hundidos en la decepción, sin embargo tenemos que abrir nuestros ojos para ver que existen muchas más cosas por las cuales podemos estar motivados, agradecidos y con gozo. La felicidad y el gozo son dos cosas diferentes, la primera se condiciona por las circunstancias, mientras que el gozo es producto del nuevo nacimiento, de saber que somos salvos por la fe y de que Dios nos amó con amor eterno. El pueblo de Israel se encontraba desanimado, triste y había dejado de servir al Señor. El profeta de Dios tiene que decirles: “…No os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza” (Neh.8:10)

7. No nos olvidemos de los pobres

Cuando andemos en los centros comerciales coqueteando con “don consumismo”, pensemos por un momento en aquellas personas que están a nuestro alrededor y preguntemos a Dios de qué forma podemos bendecirles. ¿Por qué no organizar una cena navideña, pero dándole prioridad a la gente más desprovista de nuestras comunidades? No olvidemos que Dios ama a las pobres, que él defiende la causa de la viuda, del huérfano y del desamparado. “Habla en favor de las viudas; defiende los derechos de los huérfanos. Habla en favor de ellos; ¡hazles justicia! ¡Defiende a los pobres y humildes!” (Pr. 31:8-9 TLA)

Palabras finales Cerremos este año con gratitud en nuestro corazón, tengamos la humildad para reconocer nuestros errores y faltas cometidas, seamos valientes para hacer una auto evaluación de nuestra condición actual, sigamos poniendo nuestra fe en el Eterno y creyendo que aquel que ha comenzado su buena obra en nosotros la culminará, pidamos la sabiduría para hacer planes que traigan gloria a Dios y por nada estemos desanimados y tristes. Dios está en su trono y él sabe darnos mucho más de lo que nosotros pedimos o entendemos según su poder ilimitado, y por último no nos olvidemos de los pobres.

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s