“Se busca ministerio y se busca sierva”

Beblina para dosEntrégale a Dios tu amor,
y él te dará lo que más deseas. (Salmo 37:4 TLA)

Al escribir este pequeño artículo tengo en mente algunas conversaciones con muy buenos amigos y un par de jóvenes de algunas iglesias quienes me han expresado su preocupación real por llegar a ese momento cumbre y fantástico de conocer a la persona con la cual se unirán como una sola carne y se pondrán en las manos de Dios para que él les use de una manera poderosa. Hace mucho tiempo recuerdo las palabras de un pastor muy exitoso y ejemplar, luego de compartirme la forma singular en la cual Dios le había permitido conocer a su esposa me dijo una frase que nunca la he olvidado: “Si Dios te ha llamado al ministerio también él te proveerá a tu compañera para que juntos le sirvan de manera plena”.

***

Para esta época en la cual este servidor escuchó esa frase, recuerdo que estaba atravesando una crisis en mis primeros años como creyente. Por un lado estaba convencido que Dios me había hecho un llamado específico a servirle a tiempo completo, pero por otro me sentía con mucha incertidumbre y hasta frustrado porque no terminaba de entender específicamente a qué tipo de ministerio Dios me estaba llamando. Siempre que pasaba al altar esperaba con todo mi corazón que el predicador me apuntara con su índice y con voz de arcángel me gritara: ¡Hey tú… el de camisa azul, Dios dice que serás un gran evangelista y que te llevará al África! Lamentablemente esa forma en la cual yo quería que Dios me hablara nunca llegó, si no que por el contrario Dios lo que hacía era llevarme al texto sagrado, a la Biblia y me hacía entender con mucha sencillez y claridad la naturaleza de la forma en la que él me estaba llamando a servirle, todo lo que Dios me hablaba se encontraba en Mateo 28:19-20. ¡Simple y sencillo!

***

Primero recuerdo que Dios me decía algunas frases o palabras de una forma muy clara y contundente, por ejemplo en los inicios de la crisis de la cual les he compartido, hubieron algunas frases claves: “Sígueme”, “búscame”, “acércate a mí y te hare entender el camino en el que debes andar”, “confía en mi”, “tengo planes de bien para tu vida”. Toda esta etapa de incertidumbre se resumía en dos grandes elementos, el primero de ellos consistía en que yo quería saber con exactitud y de manera muy específica a qué tipo de ministerio Dios me estaba llamando (Pastor, evangelista, enseñanza, laico, etc.) El otro enorme dilema era saber quién sería mi esposa y en qué momento Dios la traería a mi vida, debo de decir que el segundo dilema fue el más complicado y me llevó desesperadamente a la oración incesante.

***

Pero bien, quiero ser bien puntual en lo que quiero orientar a esos jóvenes que a lo mejor pudieran estar luchando con esos dos grandes dilemas. ¿Qué pudiera decirles respecto a estas dos interrogantes? Veamos…

¿Cómo saber a qué área de ministerio Dios me ha llamado?

Primero que todo hay que entender antes de recibir una tarea específica de ministerio Dios nos llama y nos invita a conocerle, su deseo es que podamos conocerle de manera personal y disfrutarle como nuestro Padre, amigo y Salvador. Al conocerle de cerca naturalmente nos vamos a acercar a su corazón y descubriremos el interés que él tiene por ejecutar su plan perfecto en el mundo, es allí cuando empieza la comprensión de nuestro llamado. Por otra parte debemos de enfocarnos en aprovechar las oportunidades que se presenten para servirle dentro de la iglesia local.

El mejor campo de entrenamiento para un llamado ministerial específico es la propia iglesia, en ella Dios nos irá confirmando su perfecta voluntad en la manera que le sirvamos y le obedezcamos, además, la misma iglesia irá descifrando la vocación ministerial que nosotros empecemos a evidenciar. En este sentido el liderazgo eclesial y los pastores serán clave para ir orientando a los jóvenes y generando las oportunidades para el desarrollo de los candidatos al ministerio pleno. Otro elemento importante será la entrega a una vida de oración, de rodillas delante de Dios podemos explorar nuestro corazón y comprender que es lo que Dios nos está hablando o pidiendo que hagamos. En una ocasión le preguntaron a un gran ministro, ¿Cuál es tu ministerio?, a lo que él respondió: “Mi ministerio es todo aquello que hago para bendecir a las personas”

¿Cómo elegir correctamente a la persona indicada?

Esta sin duda es una pregunta complicada pero que tiene una respuesta muy simple y sencilla. La mejor forma de elegir es precisamente cediéndole completamente el control a Dios para que sea él quien tome las riendas en este asunto. En oración Dios nos irá indicando los pasos que tenemos que dar. Con mucha seguridad será una batalla espantosa entre nuestra carne, nuestro corazón engañoso y entre la voluntad perfecta de Dios.

Creo que antes de todo es muy importante entender el tipo de ministerio al cual Dios nos está llamando a servir, al tener la claridad del ministerio podemos entonces buscar la ayuda de lo alto para ir siendo sensibles a su voz, sumado a eso podemos buscar la ayuda de nuestros pastores o líderes de experiencia y madurez para poder escuchar sus consejos. Otro detalle que puede ayudarnos trata de crear un perfil de la persona que estamos buscando para unir nuestras vidas, tal perfil debe de responder al tipo de pareja que será útil sobre todo para cumplir el llamado de Dios.

Palabras finales:

Tanto el dilema de saber el ministerio especifico al cual Dios nos ha llamado y saber quién será la compañera de viaje por la vida, se puede descifrar en oración, en la búsqueda de su voluntad. Dios conoce todas las cosas y él sabe lo que ha preparado para nosotros. ¡Cuánto descanso podemos encontrar en su palabra!

“Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar” (Jer.29:11 TLA)

Un comentario

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s