El Everest de la vida

Everest-Header-4---LM

“Para Gloria Mía los he Creado” (Is 43:7)

No hay nada más triste y deprimente que vivir la vida sin una meta, un propósito o un sueño que se convierta en el motor diario de nuestro caminar. El mundo está lleno de muchas de esas personas que viven desperdiciando el maravilloso regalo de la vida, pero también existen aquellos que asidos a sus más emocionantes sueños y con la fe puesta en el creador se aventuran a peregrinar al Everest de la vida, combatiendo y superando los mayores obstáculos y aprendiendo de los desaciertos propios y de los otros peregrinos.

***

Acá en Nepal a lo largo de los años han existido aventureros resueltos a conquistar la cima del mundo, muchos lo han logrado pero también muchos han perecido en el intento, a pesar de ello, todavía el techo del mundo sigue atrayendo a miles de trotamundos quienes aferrados al deseo de burlar la muerte se atreven a intentar una hazaña de ensueño. Se estima que el tiempo para lograr el ascenso a la cumbre del Everest es más o menos de uno a dos meses y se requiere un presupuesto más de diez mil dólares. Para comenzar, la manera más recomendada para llegar al campamento base del Everest es a pie, la carga o el equipo es llevado por los famosos y heroicos Sherpas y también es llevado por los Yaks ($150.00 por animal de carga y $75.00 el Sherpa, esto es diario). Los Sherpas cargan el equipaje y el equipo de los extranjeros. Ellos casi nunca salen en las fotografías pero en realidad son los verdaderos héroes de pedestal.

***

Los osados escaladores necesitan un equipo personal el cual puede tener un precio de más de $7.000, máscaras, tanques de oxígeno, tiendas de campaña, cuerdas, escalas, propina y otros elementos. Para llegar al campo base se tardan entre 5 y 8 días saliendo desde uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo, el tiempo para llegar depende en parte de la capacidad física de los escaladores y de las condiciones climáticas, ésta caminata es necesaria para poder aclimatarse. Al llegar al campo base del Everest los excursionistas tienen que hacer la famosa Puja la cual es una ceremonia religiosa en la que se invoca el favor y la protección de los dioses. En el campo base se toma tiempo para ocuparse de las formas de comunicación y tecnología, el uso de los medios satelitales para estar en contacto con familiares, amigos o patrocinadores puede ir arriba de los $2.000.

***

Al día de hoy el Everest sigue siendo un campo de atracción mundial, pensando en ello, quiero hacer una comparación en lo relacionado al logro de nuestras metas y nuestros más ambiciosos sueños. Creo que la meta o satisfacción más importante en la vida de un discípulo de Cristo es la de vivir para la gloria de Dios, esto implica que nuestro Everest es el hacer la voluntad de Dios, para ello tenemos que conocerle y amarle. Hacer la voluntad de Dios al igual que emprender el viaje al Everest no es nada fácil, se requiere una voluntad férrea y un carácter inquebrantable. Las herramientas para escalar el Everest son indispensables para lograr la meta, en la vida discipular también necesitamos herramientas y equipo de primer nivel para poder avanzar, tal equipo se puede traducir como las disciplinas espirituales, entre ellas la oración, la adoración, el estudio de la Biblia, el servicio etc. Otro elemento interesante y que no podemos dejar de pasar por alto es que los escaladores casi siempre viajan en expediciones con más de dos personas; ir solo puede ser sinónimo de suicido. En términos de vida discipular ir solo no es parte del viaje, necesitamos ir de la mano del Maestro y crecer en el entorno de una comunidad de fe, en donde la comunión entre unos y otros se convierte en una plataforma de aprendizaje, tal aprendizaje debe de desarrollarse sobre la base del perdón, ayuda mutua, honestidad, servicio y transparencia. Finalizo diciendo (o más bien escribiendo) que no existe mejor manera de aprovechar la vida que viviendo para los propósitos eternos de Dios, independientemente del campo en el cual nos desarrollemos debemos de vivir para los intereses del Reino de los cielos. Si somos profesionales y tenemos el privilegio de tener un título académico debemos de clavarlo en la cruz y ponerlo a disposición del Eterno; si somos personas sin títulos académicos pero con grandes habilidades o capacidades naturales o empíricas de igual manera tenemos que ponerlas a la orden de nuestro Jefe supremo, y solo así encontraremos el secreto de la felicidad: “vivir para la gloria de Dios”

Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer. (Fil. 3:13 TLA)

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s