El anciano o el amigo 

DSC_6648

“…Los llamo amigos, porque les he contado todo lo que me enseñó mi Padre”
(Juan 15:15 TLA)

Muchos de nosotros cuando estábamos pequeños teníamos un concepto o idea acerca de Dios, tal concepto creo que fue generado por nuestras raíces culturales, o la influencia de la religión mayoritaria en nuestros países y naturalmente por los cuadros religiosos que veíamos pegados en las paredes de nuestra casa. Una de esas ideas muy arraigadas que teníamos acerca de Dios trata de ese anciano de barba blanca y larga que está sentado en una silla dorada rodeado de esplendor y de unos pequeños ángeles.

***

También existen entre los cristianos y no cristianos diferentes maneras de ver a Dios, algunos lo ven como un ser aburrido y lleno de ira, otros lo ven como un ser demasiado complejo, abstracto, distante e impersonal, también existe un grupo muy amplio de personas que ven a Dios como un ser sin carácter capaz de poder ser manipulado y dispuesto a cumplir cualquier tipo de capricho o antojo humano. Existen también muchos que ven a Dios como una financiera o una casa de préstamo, quienes así lo ven se caracterizan por hacer tratos irracionales: “Señor si tú me bendices con un mejor empleo te prometo que…” “Señor si tú me sanas voy a aceptar el cargo de líder”, “Padre si tú me das un carro te prometo que lo usare para servir en la iglesia”

***

Sea cual sea la forma en la cual pensemos acerca de Dios lo cierto es que la Biblia nos puede ayudar a tener un concepto acertado acerca de quién es él. Para comenzar nadie puede encontrar a Dios por iniciativa propia; el hombre se encuentra totalmente perdido y separado de Dios a causa del pecado, (...pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios Rom. 3:23 DHH) no obstante él en su gracia soberana determino desde antes de la fundación del mundo revelarse a las personas a través de la creación, a través de la Biblia y a través de su hijo Jesucristo. Muchos serán atraídos a su camino según su elección justa y soberana para ser hijos e instrumentos de bendición para el mundo, (a todos los que llevan mi nombre, a los que yo creé y formé, a los que hice para gloria mía Is. 43:7 DHH).

***

Jesús le dijo a sus discípulos: “Ya no los llamo sirvientes, porque un sirviente no sabe lo que hace su jefe. Los llamo amigos, porque les he contado todo lo que me enseñó mi Padre” (Juan 15:15 TLA). El combustible diario en nuestra vida se obtiene en el caminar de la mano de nuestro maestro, escucharle y accionar en base a lo que él nos indica. La figura del anciano gruñón se desvanece cuando lo encontramos en nuestra relación con Cristo y cuando escudriñamos las Sagradas Escrituras. Procuremos por lo tanto conocerle y disfrutarle cada día de nuestra vida.

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s