Unas palabras para los estudiantes de Teología de la UCAD en El Salvador

Anciana preparando la panga
Una fotografía tomada durante la practica ministerial a la Reserva de Bosawas Nicaragua, 2011

“Alaben a Dios el Padre de todo corazón, y denle siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef.5:20 TLA)

Antes que todo quiero expresar mi gratitud a la Facultad de Teología de la UCAD en El Salvador; cuando uno está fuera de la facultad puede ver con otra perspectiva muchas de las cosas que como estudiante usualmente pasa por alto. Recuerdo que hace ya muchísimos años buscaba en las calles de San Salvador un lugar para iniciar mi formación bíblica, sin calcular las implicaciones que esto iba a tener en el rumbo de mi vida. Recuerdo que tenía un poco menos de dos años de haber sido llamado por Dios a sus caminos y un gran amigo que ya está en la presencia del Señor me orientó en ir a un Instituto Bíblico de la capital. Así fue como una tarde me aventuré para ir por primera vez al Instituto Bíblico de la capital con la intención de hacer todos los trámites para estudiar en el programa de internado.

***

Al llegar a las oficinas, la secretaria me entregó la solicitud y de paso aprovechó para hacerme una pequeña entrevista:

• ¿Cuántos años tiene de ser cristiano? – un poco más de año
• ¿A qué iglesia pertenece? – pertenezco a la Iglesia Eliam de Ciudad Arce
• ¿Cuánto tiempo tiene de ser miembro en propiedad? – (¿?) bueno, me bautizaron hace 4 meses.

Cuando la secretaria estaba a punto de lanzar su siguiente pregunta, recuerdo que la interrumpí y le pregunté: -Disculpe quisiera saber si es posible entrar en esta semana al Instituto en el programa de Internado, ¿Es posible?, a lo que la secretaria respondió: ¡No! no es posible, tiene que esperar tener un año como miembro en propiedad de su iglesia y tiene que traer todos los documentos detallados en la solicitud para poder ser un aplicante. Luego de escuchar la respuesta de la secretaria no tuve otro camino que agradecerle y retirarme del lugar un tanto desconcertado.

***

Mientras caminaba por la calle Monseñor Romero, trataba de digerir lo ocurrido, me preguntaba a mí mismo: ¿Es tan complicado querer estudiar la Biblia? ¿Qué hago? ¿En dónde puedo estudiar la Biblia? Las preguntas seguían con una sensación de incertidumbre, de pronto recuerdo que me abrí paso en algunas calles desconocidas hasta que fui a parar en frente de la Universidad Cristiana de las Asambleas de Dios; recuerdo que mi corazón empezó a palpitar fuerte, aligeré mis pasos, entré a la Universidad y me dirigí a la ventanilla de recepción.

• Yo: –Disculpe, ¿Sirve esta universidad alguna carrera relacionada con Biblia?
• Secretaria: – Sí, claro, contamos con una licenciatura en Teología con especialidad en misiones (la secretaria sacó el pensum y me lo entregó)

***

Luego de tomar el pensum y echarle un vistazo a las materias que se ofrecían, tuve la convicción de que Dios me había llevado a ese lugar. Ese mismo día procedí a inscribirme y así iniciar una aventura emocionante durante los próximos años. Ahora bien, haciendo un resumen de todo ese largo caminar que duro más de seis años quiero compartirles algunas de las conclusiones que pude obtener en mi experiencia como estudiante de Teología, veamos:

(1) La Universidad no hace ministros

Muchos han llegado a pensar que es el centro de formación teológica quien asigna el llamado o el nombramiento ministerial a una persona. Algunos amigos cristianos me preguntaban: ¿Estas estudiando para ser pastor? ¿Estas estudiando para ser misionero? Acostumbrado a escuchar ese tipo de preguntas llegue a la conclusión de que la universidad es un centro de formación en donde aquellos que han recibido un llamado al servicio cristiano pueden crecer en el conocimiento de las sagradas Escrituras para ser mejores servidores. Pero es Dios quien asigna responsabilidades específicas a sus hijos. Los ministros se forjan en el contexto del hogar, del campo ministerial, en la actitud ante las adversidades que presenta el diario vivir. En este sentido la Universidad es un agente más que contribuye a la capacitación de los obreros de Dios.

“No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre” (Juan 15:16 NVI)

(2) La Universidad no debe ser vista como un enemigo

En el largo camino de mi formación bíblica muchos pastores de renombre y amigos respetables trataron en más de alguna ocasión de persuadirme o convencerme de que la Universidad era un lugar en donde los llamados de Dios se desviaban y caían prisioneros del intelectualismo y secularismo. Gracias a Dios pude mantener el enfoque ante la presión externa y pude completar exitosamente el programa de estudio. Creo que de ninguna manera la universidad debe de ser vista como un enemigo incompatible con los Institutos Bíblicos, al contrario, la historia en los últimos años ha demostrado que pueden ser totalmente compatibles. Gracias a Dios podemos ver alumnos de la universidad dando clases en Institutos bíblicos de diferentes denominaciones y también podemos ver siervos experimentados en el ministerio que hasta el día de hoy siguen contribuyendo en la formación de estudiantes en la facultad de Teología.

(3) La educación teológica debe de ser una prioridad para todos los involucrados en el ministerio cristiano

En los últimos tiempos nuestra sociedad se ha vuelto mucho más demandante, no podemos aplicar irresponsablemente el pasaje de la Biblia que dice “La letra mata pero el espíritu vivifica (2 Cor.3:6) para justificar nuestra falta de voluntad de entrar a las aulas teológicas para aprender. Aún a la fecha muchos hombres de Dios bien intencionados usan ese verso para rehusarse a la capacitación bíblica. ¿Cuál es el resultado? Se corre el riesgo de desarrollar una congregación inclinada al fanatismo y sumergida en la búsqueda de experiencias espirituales sin tener un correcto criterio bíblico.

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, 17 para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Tim.3:16-17 DHH)

(4) Ningún centro de formación teológica debe de creer tener el monopolio de la verdad absoluta

En este sentido creo que se necesita mucho trabajo ya que si bien es cierto nuestra universidad está de alguna manera cimentada o fundamentada sobre la base Asambleísta Pentecostal, esto no es negativo, pero creo que puede ser contraproducente para la población estudiantil orientar las asignaturas bajo el lente de una denominación específica. El estudiante de teología debe de estar fundamentado en la verdad absoluta de Dios expresada en las Sagradas Escrituras, tiene que dejar de lado su fanatismo denominacional y crecer en un contexto de diversidad de pensamiento procurando siempre llegar al punto de lo que en realidad tiene mayor sustento bíblico. En mis años de estudiante tuve el privilegio de ser instruido por maestros con diferentes puntos de vista en determinados temas, sin embargo esto me ayudó mucho más a buscar la verdad de Dios y aferrarme a su guianza para poder acercarme a las Escrituras con un espíritu correcto. Puedo decir que los momentos de mayor aprendizaje se dieron en el contexto del debate y de la diversidad de planteamientos por parte de mis maestros y mis compañeros de aula.

“Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Juan 8:32 TLA)

Palabras finales:

Es muy fácil centrarnos en las debilidades del sistema educativo de nuestra universidad, pero es mucho mejor agradecer a Dios por la oportunidad que él nos dio o nos está dando de ser parte de la fila de los estudiantes de teología. Necesitamos por lo tanto ver nuestra formación teológica como un proceso que durará toda la vida y que sin duda continuará seguramente en la eternidad; en este sentido, la formación teológica en las aulas de cualquier lugar debe de ser vista como parte de un todo o como una pieza de un rompecabezas, un día conoceremos al Señor tal como él es, por ahora nuestro enfoque debe de ser en conocerle, disfrutarle y servirle con todo nuestro corazón.

Abrazos

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s