¿Quiénes son los doblemente apreciados?

DSC_6801

…Deben ser doblemente apreciados, especialmente los que se dedican a predicar y enseñar (1 Tim.5:17 DHH)

Hace algunos meses decidí escribir un corto artículo sobre el cuidado pastoral como una tarea pendiente, pero en los últimos días no he podido evitar seguir pensando en el mismo tema y es por eso que decidí escribir otro breve artículo al respecto. Sigo sosteniendo que en nuestro país este es un tema que necesita un análisis serio y lo mejor aún necesita acciones concretas. Existen muchos pastores que luego de haber entregado sus vidas al ministerio dentro del contexto de una denominación en particular, muchos de ellos ahora se encuentran abandonados, sin vivienda, sin una cobertura social, sin familia, enfermos y destinados a morir en el anonimato y como perfectos desconocidos. A muchos de estos grandes hombres de Dios sus denominaciones les enseñaron (producto de una exégesis inapropiada) que no tenían que preocuparse por las cosas materiales, les exigieron que se olvidaran de tener una casa propia para su familia, les presionaron para que renunciaran a cualquier forma de superación académica y como resultado de esto muchos de esos grandes siervos ahora están en el abandono. En este sentido veo la necesidad de abordar este tema enfocados en dos actores específicos.

Las denominaciones

Muchas denominaciones necesitan explorar o analizar a la luz de la Biblia sus políticas de cuidado a sus obreros, no es posible que una entidad cristiana vea a sus obreros como esclavos o títeres. A muchos de los pastores se les exige cumplir con muchas responsabilidades denominacionales en nombre de la “FE” pero poco se hace en cuanto al cuidado de sus familias. Es fácil enviar pastores a las zonas rurales asignarles un grupo de diez o quince creyentes y abrir nuevas iglesias. Es fácil también presumir del crecimiento de nuevas iglesias en nuestro país. Pero la pregunta es: ¿Cuáles son las prerrogativas ofrecidas para los nuevos pastores? ¿Cuál es la forma en la que la denominación incide en su sostenimiento?

Las iglesias locales

En cuanto a las iglesias locales creo que muchas de ellas piensan naturalmente como han sido enseñadas por sus denominaciones. Hay iglesias que dignifican el ministerio pastoral y cuidan de sus pastores pero hay otras que ven al obrero de Dios como un empleado destinado a la manipulación por parte del liderazgo local y eso no es todo, ven a las familias pastorales como una carga para la iglesia. Veamos la situación de algunos de mis amigos:

a) Pedro: es un buen amigo de una denominación “X” cuyo salario depende de la cantidad de personas que asistan a la iglesia los domingos, tienen cuatro hijos, su esposa es una excelente profesional pero los líderes principales no permiten que ella ejerza su profesión. Si hay nuevos convertidos y la iglesia se encuentra llena de visitantes cada domingo entonces su salario puede mejorar.

b) Paco: a mi amigo Paco su denominación lo envió a pastorear en las faldas de un volcán, en donde por cierto no hay muchas casas por temor a una nueva erupción, Paco vive de las ofrendas y de lo que le regalan algunas familias cristianas y algunas personas de la comunidad. En la junta distrital aún están evaluando aprobar una media beca para sus estudios teológicos, pero es seguro que no se la den porque la nueva iglesia no crece.

c) Juan: mi buen amigo Juan ha tenido que dejar el ministerio ya que su salud colapsó la semana pasada a causa de las presiones que conlleva el ministerio. La presión arterial se disparó, su sistema nervioso está muy sensible, está dañado de sus pulmones por predicar y hacer vigilias al aire libre, su esposa esta como loca exigiéndole una vida digna y sus hijos han tenido que dejar la escuela por falta de dinero. La iglesia recoge una pequeña ofrenda cada domingo para amortiguar un poco el salario de $150.00 que recibe al mes. Los diáconos le dicen que tenga fe ya que la vida del pastor es una vida destinada al sufrimiento.

Palabras finales:

Estoy seguro que los Pedros, Pacos y Juanes los podemos encontrar en cada ciudad de nuestro país. Creo es una falta de responsabilidad que las denominaciones sigan usando la fe y el nombre de Dios para seguir enviando obreros sin una plataforma responsable de sostenimiento a las familias pastorales; por lo tanto propongo a los líderes nacionales de cualquier denominación a que se sienten a crear políticas de cobertura social para nuestros pastores, gracias a Dios en nuestro país existen organizaciones que ya están trabajando en esto pero aún falta mucho por hacer.

Para las iglesias locales hago un llamado a los líderes principales para que se sienten a planificar cual puede ser el mejor camino para sostener y dignificar a las familias pastorales. Si la iglesia local no es capaz de sostener a sus pastores es mejor que la iglesia se desintegre y los creyentes busquen una iglesia para congregarse a fin de que antes de querer tener un pastor propio aprendan primero a ser responsables en sus deberes y obligaciones como miembros de una iglesia local. Acá les dejo tres versículos para meditar:
• El que recibe instrucción en el mensaje del evangelio, debe compartir con su maestro toda clase de bienes. (Gal.6:6DHH)

• Hermanos, les rogamos que tengan respeto a los que trabajan entre ustedes, los dirigen en las cosas del Señor y los amonestan. Deben estimarlos y amarlos mucho, por el trabajo que hacen. Vivan en paz unos con otros.

(1 Ts.5:12-13DHH)

• De igual manera, el Señor ha dispuesto que quienes anuncian el evangelio vivan de ello mismo.

(1 Cor.9:14 DHH)

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s