¡Despertando de nuestro sueño!

DSC_6656“El cielo y la tierra dejarán de existir, pero mis palabras permanecerán para siempre” (Mat.24:35 TLA)

El panorama actual sigue siendo preocupante, podemos desconcertarnos al pensar o meditar en todo lo que está sucediendo en medio oriente entre Israel y Palestina, la situación política mundial, los conflictos ideológicos entre países, la lucha por el monopolio del petróleo, la universalización del homosexualismo, el incremento de la persecución de la iglesia, el surgimiento de movimientos heréticos, el avance del Islam y la intolerancia en contra de los cristianos, los escándalos de líderes religiosos cristianos en todo el mundo, la sustitución de la proclamación Cristocéntrica por teologías liberales, los preparativos para la construcción del tercer templo judío, el debilitamiento militar de Estados Unidos, el programa nuclear, el movimiento ecuménico mundial, etc.

En fin al observar y vivir en esta época de la historia podemos reflexionar en tres elementos muy precisos.

1. La Biblia se está cumpliendo al pie de la letra

Más allá de la escuela de interpretación con la cual tengamos mayor convergencia podemos estar seguros que las profecías de la Biblia se siguen cumpliendo al pie de la letra, Jesús predijo guerras, pestes, persecución y un caos universal (Mateo 24). Estamos en los días de Sodoma, cada día en todo el mundo más países se adhieren a la aprobación de leyes en contra de los principios de las Sagradas Escrituras. La maldad tiene una aceptación social en estos tiempos.

“Como pasó en los tiempos de Noé, así pasará también en los días en que regrese el Hijo del hombre. La gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en la barca, y llegó el diluvio y todos murieron. Lo mismo sucedió en los tiempos de Lot: la gente comía y bebía, compraba y vendía, sembraba y construía casas; pero cuando Lot salió de la ciudad de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y todos murieron. Así será el día en que el Hijo del hombre aparezca” (Luc.17:26-30 DHH)

2. La venida de Cristo está a las puertas

Esto debe de motivarnos con temor y temblor a la búsqueda de Dios, a la obediencia de sus mandamientos; es necesario procurar llevar una vida consagrada y santificada a sus propósitos eternos. Es tiempo de despertar y de entender que estamos en un momento crítico y desconcertante; pero a la vez esperanzador para aquellos que esperamos su venida. Delante de nuestros ojos vemos como nuestras sociedades se derrumban en toda clase de males, esto nos debe de llevar a un accionar piadoso y a mantenernos conectados con Dios por medio de la oración, el estudio de su palabra y el ejercicio responsable del ministerio que nos ha sido encomendado ¡Cristo viene! ¡Preparémonos!

“Por eso, ustedes también estén preparados; porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen” (Mat.24:44 DHH)

3. Como iglesia necesitamos permanecer enfocados

La iglesia debe de volver a su tarea de proclamación Cristocéntrica, Cristo nos envió a predicar, a hacer discípulos en todas las naciones, nos envió a mostrar el amor del Padre a los que están sin esperanza. No es tiempo de perder tiempo en cosas que distraen y alejan de lo que es nuestra verdadera misión. La única forma de permanecer enfocados es volviendo a la Biblia, examinando los tiempos y viviendo como Dios desea.
Porque cuando tuve hambre, ustedes me dieron de comer; cuando tuve sed, me dieron de beber; cuando tuve que salir de mi país, ustedes me recibieron en su casa; cuando no tuve ropa, ustedes me la dieron; cuando estuve enfermo, me visitaron; cuando estuve en la cárcel, ustedes fueron a verme.” (Mat. 25:35-36 TLA)

“Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Enséñenles a obedecer todo lo que yo les he enseñado. Yo estaré siempre con ustedes, hasta el fin del mundo” (Mat.28:19-20 TLA)

De manera estimados amigos que tenemos que aprovechar al máximo este momento de la historia en donde Dios nos da la oportunidad de poder ser comunicadores de las buenas nuevas de salvación. Sigo creyendo que no existe sobre la tierra regalo más sublime que la gracia salvadora a través de la muerte y resurrección de Jesucristo. A pesar del caos que nos rodea podemos estar seguros de que su palabra se cumplirá y que él guardará en su mano poderosa a sus escogidos.

“Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan la lectura de este mensaje profético, y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque ya se acerca el tiempo” (Apoc.1:3 DHH)

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s