Misión y sufrimiento

ayuda-a-damnificados-terremoto-en-nepal (1)“Así como muchos se asombraron de él,
al ver su semblante, tan desfigurado
que había perdido toda apariencia humana” (Is.52:14 DHH)

La situación actual que estamos viviendo en medio de la capital de Nepal, nos ha llevado a reflexionar de una manera permanente. Ha sido agotador el estar leyendo cada mañana acerca de las personas que se encuentran sufriendo luego de haber perdido sus viviendas o un ser querido. Al caminar por las calles de la capital y encontrarnos con rostros llenos de desolación y de incertidumbre nos lleva a un estado de impotencia acerca de querer responder ante las necesidades que nos rodean.

***

 Ante tal panorama desolador hemos tenido que llevar nuestras mentes y corazones a la presencia de Dios para poder descansar y poder escuchar cual es la mejor manera en la que nosotros podemos  servir a las personas. Pretender hacer una dicotomía de misión y sufrimiento es algo que no tiene lógica en el contexto del llamado de Dios a su pueblo. No podemos separar ambas ni concluir que se excluyen mutuamente de manera natural;  por el contrario, tenemos que aceptar a la luz de la Palabra y por medio del ejemplo de Cristo que la primera (misión)  incluye o produce la segunda (sufrimiento), y que la segunda por su parte invita a la primera como una respuesta encarnacional de implicaciones prácticas.

***

¿Cómo podemos interpretar el sufrimiento de las personas?

En su sentido general la herencia del pecado de Adán trajo sufrimiento a los seres humanos y este sufrimiento se expresa o se manifiesta de muchas formas, teniendo un impacto directo en la creación (personas-naturaleza). Por consiguiente al pensar en misión-sufrimiento podemos establecer algunas de las utilidades del sufrimiento, veamos algunas:

  1. El sufrimiento nos lleva a reflexionar en lo que verdaderamente tiene valor en la vida
  2. El sufrimiento sirve para desnudar nuestro egoísmo
  3. El sufrimiento nos ayuda a desarrollar sensibilidad hacia nuestro prójimo
  4. El sufrimiento nos ayuda a tener una mayor conciencia de nuestra debilidad y por consiguiente, del poder y la providencia de Dios
  5. El sufrimiento nos invita a tener una visión y misión encarnacional en nuestro entorno

Jesús sufrió terriblemente a través de todas sus pruebas, martirio y crucifixión (Mat. 27; Mar.15; Luc.23; Jn.19). Todos estos elementos estaban implícitos en su misión. El optó por sufrimiento y decidió sufrir con los pobres y los más vulnerables, su expresión de identificarse y redimir la situación de los perdidos yendo al martirio de la cruz, nos debe de llevar  a levantarnos con una visión diferente en cuanto a la manera de hacer ministerio.

***

Muchos han interpretado el terremoto de Nepal como un juicio o castigo de Dios por la idolatría, otros como un evento natural producto de la mala administración de la creación desde la antigüedad; otro grupo a citado las referencias proféticas acerca de los terremotos que ocurrirían en los últimos tiempos; mas allá de todas estas formas de interpretar este desastre en particular, lo cierto es que el daño en la estructura social de este pueblo es una invitación a viva voz para la iglesia local, la iglesia del mundo y en efecto al mundo entero. Hoy es una buena oportunidad para llevar abrigo espiritual y físico a los más vulnerables. En conclusión, no puede haber misión sin sufrimiento, la muerte es la semilla de la esperanza y la convocatoria a estar dispuestos a reír con los que ríen y a llorar con los que lloran.

“Les aseguro que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda él solo; pero si muere, da abundante cosecha” (Jn.12:24 DHH)

2 comentarios

    • Gracias amigo por leer el blog,
      Como tú dices, “evadir” es la más fácil de hacer. Creo que una iglesia que evade su responsabilidad reconciliadora está condenado a la sociedad a serios problemas, para muestra, lo que nosotros como salvadoreños estamos enfrentando en nuestro país. Aunque quizás la hecatombe no es ambiental (aunque si la hay), es más bien social. Pero nos preguntamos ¿Ha tenido complicidad la actitud pasiva de nuestra iglesia ante el aumento de la delincuencia en nuestro país? ¿Qué dejamos de hacer como iglesia para tener una sociedad en donde impera el odio y la maldad?

      Me gusta

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s