La Bella y la Bestia

KTM
La nena posando

Llamaré la bella a Sofía y la bestia será el nombre o el calificativo para referirme a su proceso de adaptación cultural en Asia. Pues bien, quiero contarles un poco acerca de cómo ha ido el proceso de inmersión cultural de nuestra pequeña.


Sofía y la Bestia

Al observar la forma en que Sofía ha respondido a los cambios y los procesos de adaptación cultural en Asia, he quedado convencido indudablemente de que los niños son nuestros mejores maestros. En estos tres años de disfrutar nuestra vida al lado de una princesa, hemos aprendido las cosas más interesantes en los últimos diez años. Su proceso de adaptación ha sido bastante complicado, y ella misma lo externa a través de sus preguntas y sus declaraciones:
-¿Papi y por qué no nos regresamos a nuestros país? – me pregunta entre sollozos y su vos quebrada.
-¡Papi no me gusta vivir aquí! ¡Quiero regresar para vivir con la abuela!

Familia
Jugando con el abuelo paterno a unas horas de volar al otro lado del mundo

Últimadamente estas preguntas han sido más frecuentes y nosotros hemos tenido que ingeniar respuestas verdaderas, honestas y entendibles para ella. Han sido tres años con muchos cambios, un año y medio viviendo en El Salvador y el resto en viajes periódicos en Nicaragua, para finalmente vivir un año completo en Nepal. Arrancarla de su círculo de calor familiar, con sus abuelos, demás familia y amiguitos es algo que siempre nos duele.

Sus desafíos más notables

Hogar seguro: Creo que éste ha sido el mayor desafío en éste año. Fue bastante difícil haber encontrado el lugar al que hoy le podemos llamar “nuestro hogar”. El carácter itinerante de nuestra vida ha generado un impacto negativo y positivo a la vez. Siendo honesto no se cual tiene mayor peso hasta hoy.

Una de sus preguntas que más me ha lanzado hacia las cuerdas ha sido: -¿Papi y cuál es nuestra casa? – ésta pregunta se generó mientras estuvimos viviendo en más de cinco lugares diferentes, mientras encontrábamos apartamento. Debo de ser sincero en expresarles que una de las escenas que ha estrujado mi corazón muchas veces, ha sido cuando la he visto en silencio empacando sus juguetes o peluches.

Idioma: en los primeros días ella venía muy triste a nosotros y nos preguntaba por qué razón sus amiguitas no le entendían, ella les hablaba en español y ellas se reían y se veían unas a otras extrañadas por el dialecto de la nena. Pronto se las ingenió y empezó a adquirir elementos básicos del idioma local y del inglés para poder comunicarse. Como familia hemos decidido hablar en casa “español” y practicar inglés y nepalí fuera de casa. De hecho, cuando ella me escucha practicando las pocas frases inglés que manejo, se enoja mucho y me increpa: – ¡Papi no quiero que hablés así! (en inglés).

KTM
La pequeña de compras

El manoseo: Nepal es una cultura de mucho contacto físico, en las calles es normal encontrar parejas de hombres de todas las edades tomados de las manos y sin ningún prejuicio. Las personas tienen la costumbre de acercarse la una con la otra cuando se habla. Por las calles y en la mayoría de lugares que hemos frecuentado no ha faltado alguna persona que haya tratado de tocarle su cabello, estirarle sus cachetes, darle un beso y hasta cargarla. Esto sucede con gente que tú conoces o con desconocidos. Ella ha reaccionado con mucho enojo y a veces con llanto cuando ha sido víctima de algo a lo que nosotros interpretamos como una forma de acoso o usurpación al espacio de privacidad al que todos tenemos derecho.

Comida: las comidas fuera de casa en su mayoría son antihigiénicas y con abundancia de condimentos y chile, por eso hemos optado por comer en casa para evitar problemas con su salud, ésto no impide que de vez en cuando visitemos un par de lugares en donde ella pueda disfrutar de su  chow mein o de sus momos. El agua que consumimos la filtramos y aún así hemos tenido frecuentes episodios de infecciones gastrointestinales.

Familia
Disfrutando una cena con mango en uno de esos dias sin electricidad en Ghorai
Familia
Filtrando agua en casa

Experiencia escolar: en la zona rural, en la cual vivimos por un periodo de tres meses, a sus dos años la tratamos de llevar a un grupo de niños bajo el sistema Montessori, resultado: fracaso. Nuestro objetivo primario era buscar un poco de sociabilización con otros niños de su edad, pero su reacción normal fue de mucho llanto y aislamiento.
Posteriormente, en la capital la inscribimos por unos días en un nuevo Jardín infantil, en tal lugar tuvimos una experiencia desagradable. Un día en el que llegamos a dejarle su merienda no la encontramos, ante nuestro asombro y preocupación cuestionamos con mucho enojo a las jóvenes maestras: -¿Dónde está Sofía?, a lo que las jovencitas nos respondieron: -Disculpe Señor, la niña estaba llorando mucho y como no pudimos calmarla, la directora del kínder la llevó a dar un paseo en su Scooter por la capital. Nosotros estábamos sin palabras, una niña sin casco protector, viajando con una persona desconocida en las terroríficas calles de la capital, simplemente no podíamos concebirlo en nuestra mente.

Familia
De camino a su primera escuelita en Ghorai

Sin entrar en detalles de lo que paso después, ese fue el último día que la llevamos a ese colegio. Seguidamente ante la insistencia y las quejas de la nena por no contar con amigos(as) de su edad, decidimos inscribirla en nuevo colegio cerca de nuestra casa. A los pocos días los problemas asomaron de nuevo, las jóvenes maestras sin experiencia y sin ninguna preparación académica en el trabajo con niños, no sabían cómo ayudarle a una niña que habla español a integrarse con el grupo de niños de diferentes países, aparte de eso, la querían obligar a comer el tipo de comida que comen los otros niños y para colmo en un horario diferente. En fin, luego de los terremotos decidimos ayudarle académicamente en casa mientras determinamos cual es el mejor momento y el mejor lugar para que empiece su vida académica.

Esperamos con la ayuda de Dios y de buenos amigos tomar las mejores decisiones para empezar a construir el camino a su formación académica. Este es un nuevo aprendizaje para nosotros como padres, pero estamos muy contentos de ver como Dios nos va ayudando en cada detalle.

Gracias a todos por sus oraciones y por estar pendientes de Sofía

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s