Llamados en el momento correcto

Anzuelos en las manos de Silvestre
Anzuelos en las manos de Silvestre, Etnia Mayagna Sauni Bu, Bosawas, Nicaragua

Ahora bien, Elías, quien era de Tisbé en Galaad, le dijo al rey Acab: «Tan cierto como que el Señor vive, el Dios de Israel —a quien sirvo—, no habrá rocío ni lluvia durante los próximos años, ¡hasta que yo dé la orden!» (1 Reyes 17:1)

Elías fue uno de los profetas de una de las épocas más sombrías y decadentes del pueblo de Israel, una época en donde imperaba la inestabilidad política y el olvido al Dios de Israel. Sencillamente Dios le saca de un pueblo desconocido y montañoso para llevarlo hasta la corte del rey y confrontarlo con la palabra fresca del cielo. Simplemente Dios lo pone en el lugar correcto de la historia y le entrega una tarea con dimensiones inimaginables y con consecuencias determinantes para la sociedad oscura su época.

***

Al igual que el profeta Elías nosotros estamos en medio de un mundo que está en crisis y que muere lentamente frente a nuestros ojos. Los científicos desafían el poder creador con razonamientos humanos que sobrepasan la soberbia, nuestras sociedades se consumen en la peor decadencia de valores de la historia y en la falta de una ética basada en el temor de Dios, nuestras comunidades de fe se muestran indiferentes a las realidades y a las demandas reales de la misión global. En fin, nos encontramos en un momento clave de historia y cada uno de nosotros deberá de evaluar su vida y responderse a la pregunta: ¿Estamos siendo agentes de transformación en este mundo caótico?

***

Con la pregunta anterior en mente, todos aquellos que estamos lejos de nuestro lugar de origen y que nos encontramos sirviendo en un contexto transcultural, podemos estar seguros de que hemos sido llamados exactamente en el momento correcto y apropiado para unirnos a lo que Dios ya está haciendo en los pueblos de la tierra.

“No, porque todas las naciones del mundo no son más que un grano de arena en el desierto. No son más que una capa de polvo sobre la balanza. Él levanta el mundo entero como si fuera un grano de arena” (Isaías 40:15, 17 NTV)

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s