10 lecciones prácticas aprendidas en nuestro primer año en Asia

Monge hinduista 4
Con mi amigo mechas largas

Nuestro primer año en Asia ha sido muy interesante, han habido muchas cosas a las que les pudiéramos llamar “errores cometidos”, pero luego de pensar detenidamente en esos sucesos hemos decidido llamarles “aprendizajes adquiridos”, es nuestra oración que las siguientes líneas sirvan como un pequeño indicador a nuestros consiervos que están planeando venir a servir al continente Asiático. Pues bien, veamos cuales son los diez aprendizajes.

 

1. Somos como niños y necesitamos aprender desde “0”

IMG_20150502_145542
Lucha diaria contra la polucion

Al llegar al campo nos sentíamos muy contentos ya que en nuestro equipaje ministerial traíamos con nosotros cierta experiencia, habilidades, herramientas, conocimientos, proyectos y sumado a eso uno que otro diploma o título académico, por consiguiente pensábamos que sabíamos mucho, pero justo en las primeras semanas nos dimos cuenta que no éramos más que “niños de pecho” en el nuevo país; necesitábamos ayuda absolutamente para todas las cosas y esto nos llevó a reflexionar en que la efectividad de nuestro trabajo en el campo no depende necesariamente de lo que sepamos o traigamos en nuestro equipaje sino más bien, depende de nuestra actitud como aprendices. Estamos conscientes que la actitud de “aprendices” facilitará el proceso de adaptación de los nuevos obreros.

2. La estrategia del “amortiguamiento” es más efectiva al llegar a un nuevo país

IMG_20150517_124750
Comiendo Dalbat en una villa

Al llegar a Nepal decidimos vivir directamente en una zona rural a más de 400 kilómetros de la capital, lejos de hospitales y clínicas confiables, lejos de lugares claves para la seguridad de la familia. Nuestros primeros meses fueron honestamente muy productivos, ya que pudimos conocer personas y hacer nuestras primeras amistades, pero también esos meses fueron altamente impactantes, el choque cultural y la presión que experimentamos en una cultura tan distante a la nuestra fue muy fuerte. Con el tiempo nos movimos a la capital en donde realmente pudimos empezar a construir nuestra vida normal como familia. Nuestro aprendizaje sobre el “amortiguamiento” fue muy práctico, quizás lo mejor o más saludable hubiera sido el habernos establecido en un lugar estratégico como la capital para iniciar nuestro primer período de inmersión cultural y luego ya con más confianza y conocimiento del terreno nos hubiera sido menos complicado movernos para permanecer en zonas rurales.

3. El primer año es única y exclusivamente para hacer vida doméstica y dar los primeros pasos de exploración

IMG_20150503_083737
Mercado

¡Que equivocados estábamos! Pensábamos que el primer año sería para hacer un arduo trabajo ministerial, queríamos hacer mil cosas de las que estábamos acostumbrados a hacer en nuestros países de origen, esto sin duda nos llevó a frustrarnos muy rápido, definitivamente era tiempo para aprender a vivir y a construir un hogar con todos los elementos que giran alrededor de la vida doméstica. El primer reto fue encontrar apartamento y aprender a sobrevivir en las cosas prácticas de la vida familiar como por ejemplo ir al mercado, hacer trámites bancarios, tramites de visa, desarrollar una conversación en un consultorio médico etc.

4. En el  primer año es necesario estar enfocados en la exploración, investigación y aprendizaje del idioma

Dina estudiando nepali 1
Dina estudiando el idioma local

La primera enseñanza estaba clara: ¡Aprendizaje, aprendizaje y aprendizaje!, lo primero y más importante era empezar el aprendizaje del idioma local y en nuestro caso el idioma inglés por ser más universal y por ser hablado por más del 60% de las personas en la capital; segundo, explorar lugares claves como lo son hospitales, oficinas de migración, embajadas, oficinas estatales, supermercados, farmacias, etc. Seguidamente investigar acerca de la cultura, costumbres y cosmovisión de la gente, ¿Cómo ven a los obreros transculturales?, ¿Cómo es la situación de la gran familia en el país? ¿Qué dice la ley sobre aspectos religiosos? Todos estos elementos son de suma importancia y fácilmente los podemos pasar por alto o pensar que no son una prioridad en los primeros meses.

5. El primer año es para iniciar nuestra inmersión cultural y aprender a navegar en las aguas turbulentas de Nepal

IMG_20150517_180304
Clases de yoga por un sacerdote a los niños de una villa

Lo más común para nosotros fue empezar a comparar la cultura nuestra y la cultura local, resaltando por su puesto las cosas negativas de la cultura local, resultado: frustración. Con el tiempo hemos aprendido que no existen culturas mejores, sino más bien culturas diferentes, es muy fácil caer en el etnocentrismo, pensar que nuestra cultura es el modelo mundial de excelencia. Nuestra lucha por la inmersión aún sigue en desarrollo, acostumbrarnos a la comida no ha sido tan sencillo mayormente cuando al comer nos recordamos que los cocineros no usan el papel higiénico y que en sustitución usan su mano izquierda acompañada de un pequeño recipiente de agua fresca, la misma con la que también manipulan la comida que nos sirven, ¿se les antoja un platillo nepalí?

6. El primer año es para morir a nosotros mismos

IMG_20150512_213042
Foto emotiva tomada luego del segundo terremoto, mayo 2015

¿Morir a qué? Pues bien, necesitamos ser despojados de nuestros conceptos académicos de ministerio, pensamientos propios, ideas, proyectos, planes y metas personales o familiares para permitir que los planes y la voluntad de Dios se desarrollen en nuestra vida. Este primer año ha sido de muerte, muchas de nuestras ideas brillantes de ministerio simplemente eran nuestras, producto de nuestra lógica, de nuestra álgebra académica, de nuestros cálculos; con el tiempo nos hemos ido dando cuenta que los planes y los pensamientos de Dios son totalmente diferentes a los nuestros.
7. La interdependencia es uno de los secretos para sobrevivir y enfrentar el llamado “choque cultural”

IMG_20150505_165236
Nuevos amigos de Mexico y US

Una de las primeras premisas para unos novatos como nosotros debe de ser: “solos no podemos”, necesitamos la interdependencia, necesitamos dejar de lado la filosofía transcultural del “llanero solitario”; en nuestro contexto latino, estamos muy acostumbrados al individualismo, existe mucha competencia aún entre los mismos colegas de ministerio, somos muy dados al deseo diabólico de atropellar a las personas para alcanzar nuestros objetivos (estoy hablando dentro de nuestro contexto cristiano). En Nepal, de no haber sido por las personas que nos han ayudado en nuestros primeros meses creo que no hubiéramos podido sobrevivir, Dios ha sido bueno y nos ha provisto de personas de mayor experiencia para extendernos su ayuda en todas las áreas. Algunos de esos ángeles que Dios nos envió nos ayudaron como traductores, nos dieron hospedaje de gratis, nos proveyeron ayuda espiritual y consejería, nos mostraron el camino correcto o nos advirtieron el peligro. ¡Qué valiosas han sido esas personas!
8. El primer año es para valorar realmente lo que dejamos en nuestra tierra natal

IMG_20150405_204107
Parte de la familia en ESA en Skype

¡Qué difícil es extrañar el calor de nuestro hogar! La ausencia de nuestros seres queridos nos puede llevar a sentirnos muy solitarios y tristes, pero a la vez esa lejanía produce un impacto muy fuerte, y es que al estar lejos de las personas que amamos como nuestra familia, hermanos y amigos es mucho más fácil valorarles y crear lazos afectivos muy fuertes. Ejemplo de eso ha sido que la amistad con muchos de nuestros amigos colegas se ha tornado mucho más fuerte y transparente.

9. El primer año es para conocer personas y construir amistades

IMG_1170
Construyendo amistades

Uno de los mayores desafíos iniciales ha sido enfrentar la ausencia de nuestros amigos cercanos, en el campo hemos tenido que orar por nuevos amigos, por personas correctas y Dios ha contestado más abundantemente de lo que nosotros hubiéramos pensado, a través de diferentes circunstancias hemos conocido gente ejemplar y entregada a la voluntad de Dios. No podemos imaginar una vida en Nepal sin tener un círculo de amistades con quien compartir. ¡Tener amigos es grandioso! Y Dios es nuestro mejor amigo.

10. Finalmente hemos aprendido que el primer año es para alinearnos a la visión y misión de Dios

IMG_5073
Himalayas, la vision de Dios puede ser muy diferente a la nuestra

Esto debe de ser una prioridad cardinal en nuestra vida transcultural, lo más importe es su visión, es decir lo que él está haciendo, no podemos pretender hacer cosas grandes para Dios, es mejor entender que él ya está haciendo cosas maravillosas en todos los rincones de la tierra, él está trabajando y desarrollando su proyecto redentor, por lo tanto la clave es unirnos a su proyecto a través de los dones y las habilidades que por su gracia hemos recibido.

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s