Una reflexión sobre los Negocios en Misión

100_2164
Viaje transcultural a San pedro La Laguna Guatemala 2011

“Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deut.28:8)

Los Negocios en Misión

Hemos tenido la oportunidad de ver muchos casos de obreros que están desarrollando un negocio en misión en el campo. Hacer una evaluación objetiva sobre la efectividad de los diferentes modelos de misión debe de ser una tarea de todas las entidades involucradas en el envío de obreros al campo, existen muchos casos de éxito y de fracaso, la suerte está echada en el laboratorio Misiológico de prueba y error, desde pequeñas empresas replicadoras de un modelo esclavista de “país desarrollado” hasta las formas más sencillas y simples deben de ser filtradas bajo una cosmovisión bíblica. Mi objetivo en esta breve reflexión no es juzgar si un determinado modelo de “Negocio en Misión” funciona o no, esto lo deberán de responder los resultados en el tiempo en favor de los intereses del Reino de Dios. Mi intención por lo tanto es señalar algunas ventajas y desventajas las cuales han sido producto de la observación de casos en diferentes contextos de trabajo, aunque mayormente en Asia, a fin de que podamos reflexionar más a fondo sobre las mejores estrategias que podemos usar en el campo para ser agentes de transformación y efectivos comunicadores del mensaje.

Negocios en Misión:

Posibles ventajas:

  • Entrar: Son una oportunidad para penetrar en contextos cerrados u hostiles al evangelio, y en algunos casos son la única forma de establecerse de manera legal en un determinado país.
  • Servir: Son una oportunidad para servir y emplear personas locales de escasos recursos y poder ayudarles así a tener una mejor vida.
  • Modelar: Son una oportunidad para modelar los valores del Reino dentro de un contexto institucional, pudiendo dar así un testimonio colectivo de valores, principios y conducta cristiana por medio de los obreros.
  • Sostener: Son una oportunidad para ayudar al sostenimiento de los obreros en el campo o incluso para sostener proyectos, muchos obreros recurren a esta estrategia de NEM por el hecho de tener poco o ningún apoyo de socios o patrocinadores en sus países de origen.

 

Posibles desventajas

  • Tiempo efectivo de ministerio: Los NEM pueden consumir el tiempo efectivo del ministerio que se pretende desarrollar, no es sólo abrir un negocio en el campo, existe una serie de elementos complejos que giran alrededor de la apertura de un negocio o empresa. El buen funcionamiento de un NEM puede llevar muchos años, (dependiendo de la complejidad del mismo) y entonces ¿Qué sucede con el primer objetivo misional? ¿Se llega al campo a plantar la semilla del evangelio? o ¿se llega a plantar la semilla del capital económico?
  • La relación empleado-empleador: al establecer un NEM se corre el riesgo de condicionar la relación entre obrero que dirige el negocio o empresa y los empleados o subalternos, de pronto puede generarse una relación esclavista y opresora que no refleje a Cristo y que por lo tanto cree un abismo entre las personas a las que se quieran alcanzar con el mensaje de paz y los obreros que usen los negocios como un puente. Existen muchos casos realmente tristes en donde obreros transculturales “en nombre de la fe” están explotando a personas locales. En otras palabras cabe la posibilidad de que muchos “obreros” han emigrado a este tipo de contexto por una sola razón, “mano de obra barata” o materia prima barata para generar grandes dividendos para sus propios reinos terrenales. Esta filosofía de NEM no es más que premisas capitalistas envueltas en papel cristiano.
  • Perdida del propósito: se corre también el riesgo que los NEM desvíen al obrero de su propósito principal para el cual Dios lo ha traído al campo.

 

***

Considero por lo tanto que la estrategia de los NEM debe de tener un profundo análisis entre todas las fuerzas involucradas en el envío del obrero, debe haber un balance bíblico-Misiológico y no tomar fuera de contexto la estrategia Paulina como hacedor de tiendas, que dicho sea de paso fue temporal, para justificar una filosofía que puede perjudicar el trabajo en el campo y que puede desviar al obrero de su principal cometido que es la Proclamación del evangelio. Finalmente considero que la iglesia enviadora es la principal responsable de sostener al obrero, sin importar si es soltero o si este tiene una familia numerosa, los planes se hacen antes y no en el campo, hay entidades que irresponsablemente han envidado obreros sin antes haber asegurado el sostenimiento de los mismos, esto no es más que cinismo disfrazado de “expansión del Reino”.

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s