¡Ven pasa por Nepal y ayúdanos!

Al caer la noche, Pablo tuvo allí una visión. Vio a un hombre de la región de Macedonia, que le rogaba: «¡Por favor, venga usted a Macedonia y ayúdenos!»


 

DSC_5806Una de las cosas más asombrosas que he observado en estos últimos meses, es la cantidad de jóvenes latinos que Dios está moviendo al continente asiático y a otras partes del mundo, ser latino tiene enormes ventajas en estos contextos, nuestro color de piel, nuestras facciones físicas encajan a la perfección en muchos de estos paises asiáticos y nos abren valiosísimas puertas para poder penetrar en distintas culturas, por supuesto que esto es consecuencia del diseño divino para nosotros, su voluntad se cumple y Él nos mueve hacia donde desea y nos usa de la forma que mejor le plazca. Esta verdad muchas veces se contrapone con la lógica humana.

***

Acá no es la excepción, la fuerza de la juventud latina se está convirtiendo en una ola fuerte que traerá una visión renovada del trabajo misional, es como una especie de carrera de relevos, hemos conocido a muchos héroes de la fe, hoy ya avanzados de edad que han sembrado con lágrimas y que han sacrificado muchas cosas para sembrar la semilla del evangelio en este país, hemos sido conmovidos al escuchar de sus bocas testimonios asombrosos acerca de esos primeros años de “muerte” en el campo, cuando las cosas no eran tan fáciles, cuando explotaban bombas en las esquina de la capital y el terror llenaba sus moradas; hoy ya muchos de ellos se han retirado o están por hacerlo y se me hace muy interesante notar como Dios en su propósito universal está trayendo con mucha fuerza una nueva generación de obreros jóvenes, una generación de distintos países de Latinoamérica con el único objetivo de continuar con el trabajo pionero de nuestros hermanos antecesores, nosotros mismos tenemos el inmerecido regalo de ser parte de este equipo universal. ¡Qué gran privilegio!

***

Hemos tenido el privilegio de conocer muchos de esos jóvenes, algunos de ellos han sido enviados para plantar comunidades de fe, como el caso de mi amigo “Pablo” quien se dedica a hacer investigación étnica y comparte su vida en lugares inhóspitos de los Himalayas, o como el joven latino que dirige una iglesia en las zonas rurales, también sabemos de otros colegas que rescatan niñas de las garras de la prostitución en zonas fronterizas con India, amigos que traducen materiales para equipar a la iglesia local, en fin, es sorprendente ver como el Señor de la mies está levantando una nueva generación de relevo para continuar el trabajo pionero en Nepal.

***

La tarea es ardua, aún hay muchos grupos étnicos no alcanzados y personas que nunca han escuchado acerca de Jesús o de la Biblia, hace unos días junto con otros amigos latinos elevamos una oración al cielo para rogar al padre que envíe más jóvenes al campo, la vida un día se nos acabará y quizás muchos la habrán desperdiciado claudicando en que si tenían llamado a las misiones o no, otros quizás nunca se atreverán a considerar dejar sus sueños personales, sus profesiones, sus empleos o su zona de confort para ser voluntarios misioneros. Un día todos estaremos con nuestro cuerpo helado en un féretro y seremos recordados en tierra por lo que fuimos y por lo que hicimos, pero más allá de eso lo más significativo será en ese momento cuando tengamos que darle cuentas a Dios acerca de lo que hicimos con nuestra vida, es decir ¿Vivimos para él y sus propósitos o vivimos para nosotros mismos?

Insisto: ¡Ven pasa por Nepal y ayúdanos!

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s