Luces sobre discipulado en Hechos 2

DSC04002
Equipo Misionero hacia la Reserva Bosawas, Nicaragua, 2013

En el capítulo 2 de los Hechos encontramos una riqueza de elementos que pueden ayudar a la iglesia a desarrollar un movimiento discipular efectivo; en los últimos años lamentablemente la iglesia ha echado mano de la manera de pensar del mundo para tratar de alcanzar a las personas para Cristo, el resultado a ha sido muy engañoso, ya que si bien es cierto tenemos sorprendentes números y estadísticas de crecimiento, pero creo que hemos menguado en nuestra calidad bíblica del perfil del discípulo. El estándar de la Biblia y particularmente de las enseñanzas de Jesús es realmente alto.

Por lo tanto quiero presentar una lista de elementos que nos pueden ayudar a volver a la senda bíblica del trabajo estratégico y exitoso en cuanto a la tarea de hacer discípulos en el lugar donde Dios nos tenga sirviendo.

  1. Esperar en la presencia del Padre (2:1-13)

La Biblia es supra cultural y el mensaje del evangelio debe de ser expuesto de manera bíblica en cualquier contexto, solamente el pasar tiempo en la presencia del padre nos dará la sensibilidad para discernir la mejor manera de presentar el mensaje, los famosos puentes o conectores culturales deben de estar supeditados al texto sagrado, es decir al manual de Dios (La Biblia) para la misión mundial. El trabajo misional doméstico y foráneo debe de sustentarse en la búsqueda constante de la voluntad de Dios, al pasar tiempo en su presencia recibiremos la capacidad espiritual para ver las cosas como él las ve y para entender más su corazón, su deseo que las personas sean reconciliadas en Cristo y puedan así disfrutar de una amistad con el padre.

El éxito misional y discipular de la iglesia del primer siglo radicó en que ellos estuvieron esperando en la presencia del padre, allí recibieron capacitación espiritual y recibieron las indicaciones precisas de lo que tenían que hacer en su época, no valían los planes humanos, los modelos o estrategias humanas, solo valía esperar en la voluntad del enviador, y en base al conocimiento de esa voluntad divina ellos pudieron organizarse para hacer el plan de acción que generó la expansión del evangelio en el primer siglo. No un plan humano si no uno divino.

  1. Predicación y discipulado Cristo céntrico (2:14-41)

La Biblia debe de ser la única base del discipulado, he tenido la impresión de que en algunos contextos denominacionales se enseñan su lista de dogmas como si fuera la irrefutable e inerrante palabra de Dios, esto produce cualquier cosa menos discípulos con una visión Cristo céntrica de su tarea misional. Cristo debe de ser el centro de todos nuestros esfuerzos o estrategias en misión; de hecho la predicación apostólica fue radicalmente Cristo céntrica. Es muy fácil caer en el error de convertirnos en promotores itinerantes de sistemas y modelos de supuesto discipulado. La predicación de la iglesia del primer siglo fue contundente, directa, bíblica, procuraba la gloria de Dios y era acompañada de milagros, de prodigios, de manifestaciones del poder de Dios; en contraste hoy contamos con corrientes teologicas elaboradas por mentes hundidas en la ignorancia y en la soberbia humana, por ejemplo tenemos eminentes doctores en “teología” que niegan el elemento sobrenatural como un testimonio del poder de Dios en la obra evangelizadora. En fin, el desafío sigue siendo el ser lo más bíblicos y Cristo céntricos posibles, predicando a Cristo a tiempo y fuera de tiempo, enseñando fielmente la Escritura y desechando aquellas de interpretaciones engañosas que destruyen el avance de los esfuerzos misioneros.

  1. Ser una comunidad de restauración (2:42-27)

Finalmente considero que si la iglesia permanece esperando en la presencia del Padre, entregada a una vida devocional y se mantiene enfocada en el modelo bíblico del discipulado y de la tarea misionera, estará sin duda alguna en el camino de la gran cosecha. Sumergirnos como cuerpo de Cristo en el contenido de la biblia nos ayudara a ser una comunidad de restauración, la cual según mi opinión debe de caracterizarse por tener los siguientes elementos:

  • Enseñanza bíblica
  • Comunión fraternal
  • Manifestaciones sobrenaturales
  • Restauración comunitaria
  • Adoración genuina
  • Reproducción natural de nuevos discípulos
  • Movimientos de plantación de iglesia en los confines de la tierra
  • Esfuerzos estratégicos en discipulado y misión global

2 comentarios

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s