Finalmente Santiago en Casa

20562738_711504662371088_675342073_n

De nuevo por acá retomando el teclado de mi vieja laptop, han pasado ya muchos meses de haberme desconectado a propósito del placer de escribir, muchas cosas han ocurrido desde entonces, comenzando por las complicaciones de salud en los primeros meses del embarazo de mi amada esposa, corriendo en este país asiático de hospital a hospital y tratando de afinar el arte del balance entre las mil cosas que hay que hacer en el campo misionero.

***

He perdido la cuenta de las tantas veces que hemos salido y entrado en clínicas y hospitales, las primeras complicaciones empezaron desde nuestro último viaje a Centro América (Noviembre 2016), los doctores nos recomendaron no viajar a Nepal por los problemas que aparecieron en mi esposa en relación a su embarazo, sin embargo decidimos hacer el viaje de 15,264 Kilómetros desde El Salvador hacia Nepal.

***

Decimos tomar el riesgo y confiar en la ayuda de Dios durante todo el proceso. ¡Y así fue! gracias al cuidado de Dios y a las oraciones de muchos de ustedes logramos salir en victoria de todas esas pequeñísimas aflicciones y ahora disfrutamos el tener a Santi en nuestro hogar temporal en Nepal.

***

Como testimonio compartirles que habíamos orado por un parto normal, sin embargo luego de inducir el parto de mi esposa y sin hacer efecto el medicamento aplicado, la doctora decidió hacer cesárea y me envió a comprar los utensilios para realizar la cirugía, a unos minutos de la misma un grupo de obreros en México nos llamaron justo en el momento de ingresar a mi esposa a la sala y al saber la situación que se acercaba, decidieron unánimes levantar una oración intensa para que se realizar un parto normal sin necesidad de utilizar el “cuchillo carnicero”.

***

Para la gloria de Dios ¡así fue! De manera repentina el nene empezó a descender y en menos de 30 minutos ya estaba en los brazos de su madre, el tiempo paso tan rápido que no me di cuenta que había estado en el parto en un país donde es casi imposible que el padre este presente para celebrar el milagro de la vida.

***

También durante los primeros  meses de embarazo  nuestra pequeña Sofía cogió Tifoidea, tal golpe en su salud nos envió de nuevo al hospital para un nuevo proceso de asistencia médica, durante ese tiempo fue más complicado porque mi esposa ya estaba más avanzada en los meses y tuvimos entonces que convertir una habitación del hospital en nuestro hogar temporal por al menos una semana.

***

Posteriormente saliendo del episodio de la Tifoidea, una noche a eso de las 11:00pm, nuestra nena cogió una extraña alergia la cual estaba obstruyendo sus vías respiratorias, cuando vimos que tenía dificultades para respirar y que sus labios se estaban tornando de color morado nos alarmamos mucho, y sin pensarlo salimos a casi media noche en una motocicleta con nuestra nena muy afectada y mi esposa de cinco meses de embarazo.

***

Sumado a todo esto hemos tenido que realizar actividades normales en la vida misional, por ejemplo servir a la iglesia local en proyectos de discipulado y enseñanza, orientar a obreros en aspectos de logística y establecimiento en el campo, celebrar nuestras reuniones de oración con el grupo de obreros latinos con quienes estamos conectados, realizar trámites engorrosos de visado, tareas de la vida cotidiana, etc., etc.

***

Muchos de ustedes sin duda se identificaran con todo esto, el cansancio, enfermedades, escasez económica,  el estrés, los conflictos con nuestros equipos ministeriales y las preocupaciones son reales y nos afectan, mayormente cuando nuestra familia sufre nosotros también sufrimos, sin embargo quiero recordarles las palabras de Jesús:

  • Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, yo los haré descansar.(Mateo 11:28)
  • Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy (Mateo 6:34)

Jesús nos ofrece descanso y nos invita a no preocuparnos por el día de mañana, su presencia en nosotros es suficiente para estar aun en pie y hacer frente a las vicisitudes que sin lugar a dudas vendrán.

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s