Reportandonos desde el Terai

DSC_0416
Un atardecer en el Terai 

Queremos contarles un poco sobre nuestra aventura viviendo a un par de horas de una de las fronteras con India. Para ser muy honestos hemos disfrutado de un grandioso tiempo sirviendo al equipo local y así mismo sirviendo a las comunidades de fe con las cuales trabajamos; pero también han habido muchas dificultades y retos, no ha sido fácil el trabajo, mayormente porque hay muchas cosas que deben de equilibrarse en la labor del trabajo que se realiza; por ejemplo, al mismo tiempo que debemos de desarrollar el trabajo ministerial también debemos de invertir mucho tiempo en el proceso de ajuste cultural a un nuevo lugar, y así mismo crear nuevas relaciones con locales.

Nuestra nena

Últimamente estamos tratando de invertir más tiempo con nuestra nena, ya que para ella está siendo en definitiva muy fuerte el tratar de acostumbrarse temporalmente a un nuevo lugar en donde vivir. Todo le resulta molesto, la comida la detesta, nunca se ha podido adaptar a la comida del país, por otro lado la cultura en general no es agradable para ella, algunas veces los locales son un tanto desmedidos en sus modales hacia ella, cuando visitamos algún lugar tenemos que andarle protegiendo y vigilando debido a los constantes  intentos de apretones de cachetes.

DSC_0152
Un dia de picnic en familia 

Serpientes

Por otra parte hemos tenido que acostumbrarnos a vivir con la idea de que estamos en la época de las serpientes venenosas, ya matamos tres en el patio de nuestra casa. Estamos valorando mudarnos a otro lugar, pero no es nada fácil encontrar a alguien disponible a rentar un espacio para una familia extranjera, por lo general los locales tienen alguna desconfianza justificada para no querer rentar casa a extranjeros. La primera pregunta que ellos se hacen es:  ¿Por qué un extranjero viene a vivir a este lugar?

DSC_0377
Serpiente venenosa en el patio de nustra casa 

El clima

En cuanto al clima, los números andan entre 30-35 grados, pero algunos años llega arriba de 42. Quienes más resienten este aspecto son los niños, nuestra nena insiste en que la llevemos a una piscina, pero en el poblado no hay nada de eso y aparte hay problemas de agua en el lugar. El sol es muy fuerte llegando a veces a dañar visiblemente  la piel, por eso tratamos de vigilar a los nenes y únicamente salir con ellos cuando es realmente necesario.

DSC_0306
Refrescando al nene de las altas temperaturas del Tereai

 

Aun con muchos elementos que complican nuestra travesía por esta parte del mundo estamos tratando de disfrutar el viaje, ya que el servir a nuestro prójimo es uno de los mayores privilegios que tenemos los seres humanos. Si no estamos dispuestos a servir entonces no estamos dispuestos a disfrutar en plenitud la vida que nos ha sido prestada.

 

Les animamos a seguir leyendo el blog y les agradecemos por caminar con nosotros en el Sur de Asia.

Muchas bendiciones

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s