En la noche oscura y bajo la tormenta Dios nos encuentra

 

 

tormenta-dos-kDDC-U501845721352FS-624x385@Ideal

“Como el padre se compadece de los hijos,
Se compadece Jehová de los que le temen.

Porque él conoce nuestra condición;
Se acuerda de que somos polvo”. (Salmo 103:13-14RV)

***

Hace unos días de manera inusual la noche fue visitada por una fuerte tormenta, la cual a la vez estaba acompañada de fuertes vientos;  mi hijo pequeño de dos años, se encontraba despierto y un tanto alejado de nosotros sus padres, su reacción inmediata ante el ruido de la lluvia y el viento, fue miedo, de manera inmediata comenzó a llorar con mucha angustia, sus ojitos expresaban un miedo real, al comienzo de su llanto comenzó a correr desesperado hacia mí y me pidió que lo chineara, a lo que yo de manera inmediata respondí tomándolo en mis brazos y apretándolo fuerte a mi pecho.

***

Su corazoncito estaba palpitando más de lo normal; pero ocurrió que mientras yo lo abrazaba fuerte y le decía repetidas veces: “todo va a estar bien, aquí esta papá” él comenzó a tranquilizarse y a disfrutar ese momento de seguridad en los brazos de su papi. Mientras disfrutaba de ese momento sagrado, recordé al instante que muchas veces nuestro corazón se encuentra como el corazón de un niño asustado por una tormenta. A menudo y más ahora estamos experimentando toda una montaña rusa de emociones intensas, hemos sentido miedo, angustia, desesperanza, ansiedad, fatiga mental, hemos experimentado incertidumbre y aun dificultades al respecto de cómo orar,  en medio de esta ola de muerte y dolor que está avanzando en todo el mundo.

***

Nuestra reacción inmediata debería de ser la de correr a los brazos del padre, llevar nuestros más profundos temores y dejar que él nos abrace e interprete eso indecible que se encuentra en las partes más recónditas de nuestro ser, en sus brazos y junto a su pecho escucharemos esas maravillosas palabras que traerán tranquilidad en medio de la tormenta, él nos dirá: “todo va a estar bien”.

***

Si a la hora que usted lee estas líneas de encuentra experimentando algunos de esos sentimientos que nos recuerdan que somos humanos, si su alma esta angustiada en medio de la tormenta y de los fuertes vientos, le recuerdo que los brazos del padre están esperando que usted corra hacia Él. El abrazo del padre es el lugar mas seguro en donde podemos pasar la tormenta.

Con aprecio

Félix Orellana 

Comentar:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s